City Zen

IMG_20140301_131741

Siempre he pensado que la igualdad era el valor más importante y que la solidaridad era la consecuencia lógica y racional de una manera de entender una sociedad civilizada y la relación entre las personas.

Lo sigo pensando, pero con el tiempo la libertad y su ejercicio se han convertido en mi primera y máxima prioridad vital. Una libertad consciente y responsable que me ha ido alejando de cualquier pensamiento orgánico que quiera prevalecer sobre mi propia idea de lo que es justo o injusto.

Soy ciudadano y me atengo a unas normas, pero lo hago libremente y de forma crítica. Me someto a las reglas de juego de la democracia y por tanto respeto la autoridad de la mayoría. Aún así, mi debilidad siguen siendo las causas utópicas, las minorías arrinconadas y los que no se acomodan al pensamiento del poder hegemónico.

Me encantan los agitadores sociales que formulan las preguntas que nadie se atreve a responder, al menos en voz alta.